By Lissette Rondon

By Lissette Rondon
By Lissette Rondon

¿QUE BUSCAS?

sábado, 6 de marzo de 2010

" El sexto sentido" o mecanismo de alerta en las mujeres.


Las mujeres tenemos un arma muy poderosa en nuestras manos que nos ayuda a protegernos que nos rompan el corazón, es "el sexto sentido", lamentablemente algunas veces no queremos escuchar lo que nos dice e ignoramos todas las señales, aunque nuestra mente sea bombardeada con alertas diciéndonos que algo esta mal. Tenemos que aprender a escuchar lo que nuestro "sexto sentido" nos dice, y mejor aún a confiar en él, esa es la clave de las mujeres exitosas en todos los campos, ya sea amoroso, social ó profesional.
Les cuento la historia de mi amiga Raquel, tenía un novio al que adoraba y a pesar de su corto tiempo de relación, el quería que ella se mudara con él, ella no estaba segura, no quería dejar su apartamento que tanto le gustaba, después de tanta insistencia por parte de él, decide mudarse , aunque sintiendo corazonadas, QUE NO ERA LO CORRECTO!!!
Durante el primer mes, este hombre le juraba que era la mujer de su vida, la esperaba para comer juntos, despues de trabajar, los dos eran bartender y salían en la madrugada. Pasaban su día libre juntos en la playa, que a los dós les gustaba desde que se conocieron.
Dos meses después, ya no era tan amable como al principio, ahora le hablaba con irritabilidad, llegaba borracho y se acostaba a dormir.
Raquel comenzó a sentir que algo no andaba bien y le preguntó a su novio: _ cuál era la razón de su cambio tan brusco?, a lo que el respondió :_ nada!, que eran ideas de ella, que salía muy cansado de trabajar, la hacia dudar de sus instintos, con explicaciones largas pero sin fundamento y ella queria creerle.
Semanas más tarde las cosas siguieron igual, ella seguía teniendo la mismas dudas, que la bombardeaban; sobre todo a la hora de salida de su trabajo, algo le decía, que manejara hasta el trabajo del novio, para ver que estaba pasando. Ella, se repetía una y otra vez son ideas mías, no puede ser y seguía manejando hasta la casa, donde sorpresivamente, ya nadie la esperaba, ahora el llegaba más tarde , esto sumado a su actitud, ahora eran gritos con frecuencia, si ella hacia alguna pregunta, parecía que todo lo que Raquel hacia le molestaba, pendiente del teléfono célular en todo momento y ya no quería pasar el día con ella en la playa como solían hacer en su tiempo libre, el decía que tenia cosas por hacer en la calle, solo.
Raquel ya cansada de confrontarlo y de recibir respuestas de que estaba loca, que era psicópata y muchas cosas mas que ella sabia no era. Decidió hacer lo que tenia que hacer; confiar en su "sexto sentido", se dijo a si misma, la próxima vez, haré lo que me dicte mi alerta.
Y efectivamente después de una discusión muy fuerte con él, Raquel despertó a las 3 de la mañana con una corazonada, que le decía revisa el carro de tu novio.
Inmediatamente fué al estacionamiento con la llave del carro del novio, mientras el dormía, y revisó la guantera del carro donde encontró, un montón de preservativos y la llave del apartamento de la mamá de él, que no estaba en la ciudad.
Lo demás es historia, lo confrontó como debe ser, le dijo lo que encontró, a lo que el no supo que responder e inmediatamente Raquel lo dejó, jurándose a si misma, no volver a ignorar las alertas de su corazón que por estar enamorada las había ignorado todas desde el principio, cuando le decían que no se mudara.
En el libro de Jack Canfiel " Los Principios del Éxito" el llama a estas corazonadas, “alertas Amarillas” y aconseja aprender a escucharlas, siempre nos están avisando situaciones, que tal vez podemos prevenir, en la medida que confiamos en ellas. En este libro explica como la gente exitosa se vá haciendo más exitosa en la medida que confía en sus instintos y escucha lo que estas famosas "alertas amarillas" quieren descifrar para sus vidas.

Hoy por hoy, mi amiga Raquel, es una mujer muy segura de si misma, aprendió de su experiencia y confia 100% en sus instintos, ya no cae en el juego de los hombres inmaduros; ya ella sabe lo que quiere, y al saber lo que quiere con tanta seguridad, milagrosamente esta clase de hombres se espantan y alejan por si solos, pues no es el tipo de mujer, que ellos necesitan para su rol, en el juego de ellos, que no vá a ninguna parte.
Pero Raquel si sabe a donde vá; ella sabe que quiere ser felíz y que nadie le va a decir que algo es azul siendo blanco, y todo gracias a su "Sexto Sentido".

No hay comentarios: